Pensamientos sobre Santa Maria…

En 2013 escribí esto y no sé si por respeto, si por delicadeza, si por miedo, lo dejé como borrador. Hoy entré luego de más de un año al blog, leí el texto, y decidí que a pesar del pasar del tiempo no había razón para no publicarlo.

A veces las acciones de las personas son atemporales…

[21/02/2013]

Hace unos días atrás la ciudad donde vivo fue protagonista de una de las mayores tragedias que ha vivido Brasil. Doscientas treinta y ocho personas fallecieron, más de ciento ochenta están hospitalizadas (de las cuales ochenta y cinco fueron a terapia intensiva) y miles se vieron afectados de una forma u otra. ¿La razón? El incendio de una discoteca asociado a un montón de neglicencias de varias de las partes involucradas.

Pero no es de las negligencias ni de las responsabilidades de lo que me interesa escribir aquí. Dejemos eso para los noticieros y los periódicos, los cuales llenarán páginas y páginas buscando culpables, creando teorías macabras y alimentando el morbo de sus lectores con cada palabra o foto. Hoy quiero escribir sobre algunas cosas que pude percibir en esos días.

Escapar para volver a entrar

Escuchar sobre los bomberos y policías que murieron salvando gente en las torres gemelas en Nueva York me provocó en su momento un sentimiento de admiración mezclado con pena, pero eso había pasado a miles de kilómetros de donde me encontraba ese día.

Esta vez estuve a unas cuadras de donde habían fallecido personas a las que tal vez hasta me hubiese cruzado en algún momento.

El incendio y la expansión de gases tóxicos dentro de la discoteca fue cosa de minutos. La gente salió como pudo. Escapar de un peligro mortal es un reflejo que nos recuerda que somos animales. Pero hubo gente que decidió que no solo iba a actuar por reflejo, tuvo la capacidad de pensar y actuar acorde a lo que creyó necesario en ese momento (esto no es un juicio de valor, no se mal entienda, simplemente unos actúan de una forma y otros de otra).

Personas que apenas salieron, volvieron a entrar para ayudar a otras a salir (una de ellas no volvió a salir cuando luego de sacar a catorce entró a ayudar al número quince); personas que tomaron macetas de los bomberos y comenzaron a destrozar las paredes para permitir la salida del humo; personas que tomaban oxígeno de los tanques de bomberos para poder volver a enfrentarse al humo (tóxico) y poder seguir ayudando, en fin, personas que ayudaban, como podían.

Mirones? No vi. Ni ese día, ni al siguiente.

Lamentar pero mientras se actúa

Un evento de estas características genera una angustia muy grande. A pesar de no conocer a ninguna de las víctimas pude sentirlo en carne propia, un nudo se formó en mi interior y aún presiona cuando pienso o veo alguna imagen de la tragedia.

El tema es que puedes lamentarte y quedarte sentado, o puedes lamentarte y salir a hacer algo. Los santamarienses optaron por la segunda opción. La gente salió a las calles a medida que se enteró y buscó lugares donde poder ser útil. Saturaron los locales de donación de sangre; voluntariaron como enfermeros, psicólogos, médicos, o lo que fuera necesario; llevaron alimentos, agua, etc. a los hospitales y lugares donde faltaban. En fin, actuaron.

Eso no solo ayudó a quien lo necesitaba, sino que hizo que las personas que estaban sufriendo por lo que había pasado, se sintieran útiles y por tanto más aliviadas.

No solo ayudando se ayuda

Al día siguiente de la tragedia la ciudad estaba desorientada. Nadie sabía qué hacer, nadie sabía de qué hablar, nadie sabía si salir o no de su casa. Reinaba un sosiego caótico en las calles.

Pero la gente debía vivir y así sucedió. Algunos comercios permanecieron cerrados y colocaron carteles explicando que lo hacían en solidaridad con los afectados. Los que abrieron lo hicieron colocando faldones negros en sus fachadas o vistiendo de negro a sus empleados.

En las redes sociales surgieron dos ideas de realizar marchas recordatorias de los fallecidos. Una de los familiares y otra de los estudiantes (Santa Maria es una ciudad universitaria y las víctimas eran casi todos estudiantes). Al rato decidieron juntarlas y esa noche más de treinta y cinco mil personas caminaron vestidas de blanco por las calles de la ciudad.

Pienso que esta marcha fue el cierre de una serie de acciones “del día siguiente” que ayudaron a comenzar un período “caer” en lo que había pasado.

Las familias habían enterrado a sus parientes, los heridos habían sido hospitalizados, y a pesar de que mucho faltaba por hacer, comenzamos a encontrarnos frente a frente con nosotros mismos intentando reflexionar sobre lo que aquello significaba o nos provocaba.

El tiempo no para

Han pasado ya varios días y la ciudad comienza a volver a su rutina. Esto no quiere decir que las personas vayan a olvidarse ni nada que se le parezca, de hecho hoy ocurre otro evento recordatorio para el que se esperan 50.000 personas (Santa Maria tiene 265.000 habitantes aproximadamente), pero pareciera que una especie de “normalidad” está retornando.

Ayer caminábamos en la noche por una de las principales avenidas y pasamos al lado de un muchacho que estaba acostado en la calle en el frente de un comercio cerrado. Daba la impresión de que había bebido bastante. Delante nuestro venía un hombre que se detuvo y le preguntó si estaba bien. Seguimos caminando y a la media cuadra miramos para ver qué había pasado. El segundo hombre se había sentado al lado del primero y estaban hablando.

Elegimos pensar que tal vez estuviera ofreciéndole apoyo a alguien que ahogaba su sufrimiento en alcohol.

Anuncios

Acerca de Siendo Humano

Aquí escribo lo que se me ocurre y no entra en Tuíter...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pensamientos sobre Santa Maria…

  1. Licuc dijo:

    Qué bonito es ver que tu facultad de escribir bien está viva. Textos como este, que por momentos me recuerdan a la grande Leila, le hacen falta al mundo para que sea un lugar menos peor. Gracias por publicarlo sin importar que hayan pasado más de dos años después de haberlo escrito.

Algo que decir sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s