De la necesidad de compartir…

Una de las cosas que me gusta de escribir aquí es que no tengo que justificar lo que digo. No debo preocuparme por buscar autores que me respalden, buscar una forma políticamente correcta de decir lo que pienso o siquiera importarme con si a alguien va a interesarle lo escrito, simplemente escribo.

Hoy mientras lavaba los trastos en un pie debido al esguince que me aqueja en estos momentos, pensaba que contar cómo me sentía tal vez me levantara el ánimo. ¿Mas cuál es la razón por la que hoy en día compartir nuestro diario vivir se vuelve algo cada vez más común? Si no fuera así, las redes sociales no tendrían el éxito que tienen, de hecho no existirían y seguiríamos hablando con nuestra pareja, o con nuestros amigos por teléfono, o con la vecina de al lado mientras barriésemos la vereda.

No sé cuál será la razón o si fueron primero las redes sociales y luego la necesidad o viceversa, mas algunas ideas locas pasaron por mi cabeza:

  • Hay cada vez más gente sola: Es casi un hecho que en el mundo de hoy los solos y las solas son cada vez más. No veo eso como un problema, sobre todo cuando se trata de una elección propia y consciente, mas muchas veces quien elige no está consciente de lo que ello significa o simplemente la persona no elige sino que se queda sola. Lidiar con ese tipo de soledad puede no ser fácil y crear un mundo de relaciones virtuales se transforma en una solución sencilla y rápida.
  • Nos encanta el morbo: Conozco unas cuantas personas que “ofrecen” su amistad en Facebook a otros sólo para poder enterarse de lo infelices que son, o para ver lo feo/a que es su novio/a, o simplemente para burlarse de lo ridículas que son sus publicaciones y así sentirse superiores. Somos bastante deleznables en dicho sentido y casi me animaría a asegurar que la tendencia es in crescendo.
  • La estupidez es mainstream: Si esto no fuese así, programas como ShowMatch o La señorita Laura no serían éxitos de TV, tampoco existirían algunos “famosos” de las redes sociales que hacen “humor” o cuentan chismes y la caída de Edgard no tendría más de 34 millones de visitas. ¿Qué tiene que ver esto con compartir? Sencillo, debe haber pocas cosas más populares en Facebook que la foto de un amigo en su peor borrachera. Tanto es así que la gente misma comparte ese tipo de fotos, no hace falta que el imbécil de tu amigote publique y etiquete la instantánea que te sacó con su celular, sino que tú, el protagonista mismo del ridículo espectáculo lo harás y puede que lo uses como foto de perfil.

He tenido la suerte de escapar de las dos últimas y de sufrir la primera únicamente hasta que noté que me gustaba mi soledad. Mas cada tanto me pongo a pensar en cuánto comparto con el manojo de extraños que forman parte de mis redes sociales y confieso que me da una sensación que se mixtura entre el miedo y la vergüenza.

Luego escribo algo como esto y presiono el botón “Compartir”.

————————————————————————————————————–

Corrección: Tampoco escapo de la última, vi “La caída de Edgard” y muchas de sus versiones y me reí bastante. Gracias Jabón por hacer que repiense mis escritos.

Anuncios

Acerca de Siendo Humano

Aquí escribo lo que se me ocurre y no entra en Tuíter...
Esta entrada fue publicada en cotidianidad, gente, personas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Algo que decir sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s