Supermercado…

No me gusta hacer mandados chicos. Me dan pereza, prefiero ir al supermercado una vez al mes y llenar la alacena de cosas. Mas la inevitabilidad de lo cotidiano sumada a la efímera vida de las frutas y la leche, me lleva a tener que tomar la decisión de ir al supermercado  al menos una vez a la semana.

Salgo en mi bicicleta raudamente, como si el ir rápido hiciera la experiencia menos penosa.

Entro decidido, sabiendo que debo ir solamente a la sección de “Frutas y Verduras” y a la de “Lácteos”.
Para llegar a la primera, es necesario pasar por las heladeras de los refrescos; pienso “tal vez tenga ganas de beber una coca el fin de semana” y tomo una botella. ¿Ven por qué no me gusta ir al súper?

Ya entre las frutas, una voz desde abajo me dice “Hola”. Miro hacia abajo y una niña – muy tierna – me mira con cara de “¿me vas a dar un beso?”. No tengo la más mínima idea del nombre de dicha niña, pero sé que es del colegio donde trabajo, una alumna del otro profesor. Me agacho, le doy un beso y oteo entre los tomates y las cebollas buscando un adulto que esté con ella. Su madre y su padre me dicen “te vio de lejos” (nota mental: no ir al súper con el uniforme del colegio).
La mujer que pesa las frutas no sabe los códigos y demora con los clientes que están antes que yo en la fila. Voy a las heladeras de leche y tomo 2 bolsas de jugo de naranja y una de leche; al volver a la frutería paso por los yogures y pienso “tengo ganas de tomar yogur”, tomo una bolsa. Repito, por estas cosas no me gusta ir al súper.
Vuelvo a la frutería, peso, la mujer no sabe el precio de las uvas, demora.

Llego a las cajas zigzagueando carritos de parejas que discuten si llevar jabón en polvo Nevex o Skip.
La cajera me pregunta si ya tengo la nueva tarjeta Visa del supermercado, le digo que ya tengo todas las tarjetas que quiero.

Salgo, recojo mi bicicleta, agradezco al guardia y vuelvo a mi sucia pero acogedora cueva.

Anuncios

Acerca de Siendo Humano

Aquí escribo lo que se me ocurre y no entra en Tuíter...
Esta entrada fue publicada en cotidianidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Algo que decir sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s